Lo que da valor a nuestro destino es el camino emprendido

Lo que da valor a nuestro destino es el camino emprendido

Colores de otoño en La Rioja Alavesa

Colores de otoño en La Rioja Alavesa

Cuando hablamos de La Rioja hay que diferenciar entre la provincia de La Rioja, cuya capital es Logroño, y La Rioja Alavesa, una región dentro de la provincia de Álava que hace frontera con La Rioja y que es famosa por sus tierras llenas de viñedos explotados por numerosas bodegas de renombre que se pueden visitar para disfrutar de sus instalaciones y, como no, también de sus deliciosos vinos.

Si estás pensando en visitar tanto La Rioja como la Rioja Alavesa, el otoño es la mejor época ya que es cuando los viñedos adquieren su máximo esplendor convirtiéndose en campos llenos de color donde la paleta de colores del otoño está más presente que nunca: rojizos, ocres, caobas… toda los colores del otoño que hacen de una visita a esta zona aún más recomendable.

Nuestro viaje a La Rioja y a la Rioja Alavesa fue precisamente en esta época del año aprovechando el puente del 12 de octubre para escaparnos un par de días a esta zona que nunca habíamos visitado y que nos enamoró por completo.

Si bien teníamos una hoja de ruta bien planificada, aunque quizás demasiado pretenciosa para los escasos días que íbamos a estar, desde la casa rural La Molinera Etxea de Samaniego, donde nos alojamos nos dieron información súper práctica de la zona y de los lugares a visitar de modo que nos replanteamos nuestro itinerario que consistiría en visitar pueblos como Elciego, Laguardia y Samaniego pertenecientes a la región de La Rioja Alavesa en la provincia de Álava (País Vasco) así como Briones, San Vicente de la Sonsierra y Sajazarra en la provincia de La Rioja.

Día 1. Visitando La Rioja Alavesa atravesando los pueblos de Samaniego Elciego y Laguardia

Samaniego: Tierra de vinos y viñedos

Samaniego es una pequeña localidad que hace de frontera entre La Rioja y Álava siendo el primer pueblo del País Vasco que nos encontramos al salir de La Rioja. La localidad, de escasos 300 habitantes da los buenos días con unas temperaturas más suaves a las que nos veníamos acostumbrando desde hace ya quizás demasiados meses pero ese clima más suave se agradece para recibir el día con más ánimo y energía.

Nuestro alojamiento se encontraba precisamente en esta localidad, La Molinera Etxea, muy recomendable por la ubicación que tiene en plena Rioja Alavesa, a 15 minutos en coche de Logroño, capital de La Rioja y muy cerca de pueblos con mucho encanto como Laguardia o Elciego.  Se trata de una casa rural con habitaciones independientes con cama, un pequeño salón y baño, todo decorado con mucho estilo y gusto. Además el alojamiento se completa con una cocina donde sirven desayunos y una zona de relax (sauna y masajes). La atención por parte de la propietaria es excepcional, nos ayudó en todo momento recomendándonos pueblos y zonas que visitar por la zona.

En este pequeño pueblo nos encontramos tres bodegas que merece la pena destacar: Bodega Ostatu donde entramos a degustar algunos de sus vinos que nos gustaron tanto que nos llevamos un par de botellas en el coche (no sin antes pagarlas, claro); Bodega Amaren que no visitamos en esta ocasión pero que, tiempo después, hemos tenido el placer de probar su vino y, en mi opinión, es de los mejores y, por último, la Bodega Baigorri en la que hicimos una visita guiada por la bodega finalizando con una comida con maridaje que nos pareció sencillamente espectacular. Es muy recomendable visitar esta Bodega por las vistas a los viñedos que ofrece y por la arquitectura de la propia bodega que se estructura en varias plantas.

Pero si lo que quieres es disfrutar de hermosas vistas no podéis dejar de ir al Balcón de La Rioja que se encuentra en los límites de Samaniego y que cuenta con unas vistas panorámicas de los viñedos de la zona sencillamente espectaculares. Nosotros fuimos a primera hora del día y con el cielo despejado (tienes que tener suerte de que el día no esté nublado) las vistas son increíbles. Es uno de esos momentos en los que tienes que dejar la cámara a un lado y disfrutar del paisaje que se presenta ante tus ojos. Eso sí, luego hay que hacer alguna foto para llevarnos el recuerdo.

balcon-de-la-rioja

Balcón de La Rioja en Samaniego (Álava)

Elciego y su famosa Bodega de Marqués de Riscal

Elciego es una pequeña localidad de 1.000 habitantes, situada en la provincia de Álava conocida por ser la región en la que se encuentra instalada la Bodega Marqués de Riscal en un edificio diseñado por el arquitecto Frank Ghery y que consta de hotel bodega y restaurante que además ostenta una Estrella Michelin.

La localidad es una preciosa villa de calles estrechas y adoquines que merece una visita para descubrir algunos de sus edificios más importantes como el Ayuntamiento, la Plaza Mayor en la que se ubica la Ermita Virgen de La Plaza, la Iglesia Parroquial de San Andrés y las Ermitas de San Roque y San Vicente.

En Elciego, como ocurre en otras tantas localidades de la región, podrás disfrutar del vino de la zona en alguna que otra bodega que dependiendo de cuál te permitirá también realizar una visita guiada y una cata de vinos. En Elciego la más conocida es la Bodega de Marqués de Riscal pero también tienes otras bodegas menos conocidas como Bodegas Valdelana o Bodegas Murua.

Si quieres una instantánea de la localidad en su conjunto te recomiendamos que atravieses el pueblo hasta el final y a la altura de la propia carretera tomes una fotografía del pueblo que podrás apreciar en toda su magnitud. También hay otros miradores que merece la pena visitar para echar alguna que otra foto que llevarnos de recuerdo: Mirador de Aires de San Roque, Mirador de San Vicente y el Mirador Encuentro de Miradas. 

elciego

Panorámica de la localidad de Elciego

Laguardia, uno de los pueblos más bonitos de España

La segunda parada en el camino nos lleva a Laguardia, una preciosa localidad de 1.500 habitantes de la provincia de Álava, a escasos 7 kilómetros de la anterior parada y que, a la entrada de la villa, nos encontraremos con un cartel que reconoce al pueblo como uno de “Los pueblos más bonitos de España” y razón no le falta y es que Laguardia es uno de esos lugares en los que nada más entrar una sonrisa se dibuja en tu rostro y las ganas de disfrutarla y descubrirla hacen que tus pies vayan solos por ella.

¿Lugares para visitar dentro del pueblo? Muchos como la Iglesia de Santa María de Los Reyes que se puede visitar con guía a determinadas horas del día (Es conveniente consultar en la Oficina de Turismo), Iglesia de San Juan Bautista, Puerta de San Juan, Puerta de Paganos, la Plaza Mayor y el Ayuntamiento entre otros.

Nuestro recorrido por la villa arrancó en la Iglesia de Santa María de Los Reyes que se encuentra cerca de un parque con muestras de objetos y utensilios antiguos que merece la pena disfrutar. Desde este punto iniciamos nuestro recorrido por las calles de Laguardia disfrutando de edificios que recuerdan a la época medieval con un precioso suelo adoquinado hasta llegar a la Torre Abacial a la cual se puede subir por un módico precio de dos euros por persona que nos permitirán disfrutar de unas preciosas vistas de la ciudad.

Desde este punto ya sólo queda caminar por sus calles, perderse, adentrarse y dejarse enamorar por ellas hasta llegar a la Plaza del Ayuntamiento donde encontramos un precioso reloj con carillón que a cada hora en punto se acciona dando comienzo a un espectáculo precioso y digno de ser disfrutado. No digo más porque lo mejor es, efectivamente, disfrutarlo.

laguardia

Reloj de carrillón en la Plaza del Ayuntamiento de Laguardia

Esta villa, como es lógico, también alberga importantes bodegas para los amantes del vino: Bodega Viña Real, Bodega El Fabulista, Bodega Eguren Ugarte y, por último, una auténtica obra de arte arquitectonica como es la Bodega Ysios, diseñada por Santiago Calatrava. 

Día 2: Visitando La Rioja atravesando los pueblos de Briones, San Vicente de la Sonsierra y Sajazarra.

Una vez que se ha disfrutado con todos los sentidos de La Rioja Alavesa llega el turno de hacer lo propio con La Rioja visitando algunos de sus pueblos más bonitos.

San Vicente de La Sonsierra: Una mirada al Ebro desde La Rioja

Nuestra ruta comenzó en San Vicente de la Sonsierra, una villa medieval de 1.000 habitantes con mucho encanto y preciosos rincones para visitar en los que destacan la Iglesia de Santa María La Mayor, el Puente Medieval sobre el río Ebro, Ermita de San Roque, Mirador del Ebro, Castillo de San Vicente, el Sendero de Chozos y Lagares, la Ermita de Santa María de Davalillo, la Necrópolis de San Andrés, la Plaza Mayor y la Ermita de San Juan de Arriba.

Las mejores vistas de la localidad y de la ribera del río Ebro se alcanzan desde el Castillo de San Vicente desde donde también se puede vislumbrar el Puente medieval consiguiendo una vista panorámica espectacular.

Recomendamos visitar la oficina de turismo del pueblo donde proporcionan bastante información del pueblo y de las zonas de alrededor.

san-vidente-de-la-sonsierra

Castillo de San Vicente de la Sonsierra

Briones, uno de los pueblos medievales con más encanto

Nuestra siguiente parada es en Briones, una localidad medieval de 800 habitantes con una bonita Plaza de España en la que encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción con una bonita torre que destaca sobre el resto de elementos del lugar. Otros lugares que visitar son la Casa de Briones, la Ermita de San Juan, la Casa Encantada, el Palacio del Marqués de San Nicolás y el Palacio de los Quincoces.

Merece una mención especial el Castillo de Briones del que, por desgracia, apenas quedan unas ruinas pero que es interesante visitar por las vistas que se aprecian desde este lugar. Para llegar hasta el Castillo tienes que atravesar Briones por sus calles empedradas, un paseo que merece mucho la pena.

Recomendamos dejar el coche a la entrada del pueblo y perderse por sus calles atravesando la villa o rodeando la misma por la ribera del Río Ebro disfrutando de unas vistas espectaculares del río y del paisaje que crece alrededor de él.

briones

Plaza del Ayuntamiento de Briones

Sajazarra, otro de los pueblos más bonitos de España

Sajazarra es una preciosa villa medieval de algo más de 100 habitantes en la que sus calles empedradas, sus edificios medievales y su excepcional conservación nos transportan a la Edad Media en un viaje que merece la pena emprender.

¿Lugares para visitar en Sajazarra? El Castillo de Sajazarra es visita obligada por el espectacular estado de conservación en el que se encuentra que parece que nos hemos trasladado al Siglo XV acompañado todo ello de una fortaleza espectacular. Muy cerca del Castillo nos encontramos el Arco Medieval de Sajazarra que se puede atravesar y fotografiar sin problema.

Otros lugares que visitar es la Casa Consistorial, la Iglesia de San Julián, la Casa de los Ruiz de Loizaga, la Iglesia de Santa María de la Asunción y la Plaza del Ayuntamiento de Sajazarra. 

sajazarra

Castillo de Sajazarra

De camino entre pueblo y pueblo se puede disfrutar de maravillosos paisajes llenos de viñedos con los colores del otoño que es sin duda el mejor recuerdo que nos podemos llevar de La Rioja, sin menospreciar sus maravillas pueblos, carnes y vinos.

Logroño: Porque no todo es visitar pueblos y viñedos

Si vas a viajar a La Rioja, Logroño, su capital con algo más de 150.000 habitantes, es una visita obligada y también un buen punto de partida si se quiere visitar tanto La Rioja como La Rioja Alavesa y aunque nosotros estábamos alojados en Samaniego, Logroño estaba a unos escasos veinte minutos en coche por lo que cada noche nos acercábamos allí a cenar e ir de pinchos en su famosa Calle Laurel. 

Pero, antes de ir de pinchos se pueden visitar algunos de los puntos de interés más importantes de la ciudad: La Concatedral de Santa María La Redonda, el Ayuntamiento, El Espolón, la Iglesia Imperial de Santa María de Palacio, la Iglesia de Santiago y los Puentes de Piedra y de Hierro. 

Y, después de una caminata recorriendo los monumentos más importantes de la ciudad, la recompensa nos espera en su famosa Calle Laurel, una avenida repleta de bares a ambos lados de la calle en los que podremos disfrutar de deliciosos vinos acompañados de pinchos elaborados por cada uno de los locales. Por la noche casi cuesta transitar por esta calle que no en vano es el punto de encuentro de todos los logroñeses y turistas que visitan la ciudad. Sin duda alguna, una de las calles con mejor ambiente de España.

Para terminar solo queda animaros a visitar esta región que plantea planes para todos los gustos: para los amantes de la naturaleza, del turismo rural y para los amantes del turismo gastronómico.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *